Un paseo por Santander



En Cantabria podemos encontrar un municipio que originalmente estaba dedicado a la agricultura y la ganadería. Con el tiempo fue adquiriendo esta zona, un mayor auge con el turismo rural gracias a la belleza de sus paisajes naturales y su buena ubicación. Muy cercano a la playa, más o menos a 15 minutos en auto, entre Santillana del Mar y Cabárceno, y está también a muy pocos minutos de la capital de Cantabria, la ciudad de Santander.

Con el río Pisueña recorriendo el municipio, en donde se puede practicar la pesca de salmón y trucha. Si la pesca no es de nuestro agrado, entonces podemos dedicarnos a otros deportes al aire libre, por ejemplo hacer largas excursiones a pie. Y si ya se está paseando por la zona, una buena opción es hacer un recorrido cultural, por los monumentos que son patrimonio histórico y artístico. El punto más importante a visitar es una de las iglesias románicas más hermosas e importantes de Cantabria, la Colegiata de Castañeda, declarada como monumento Nacional en 1930. Después se puede visitar las ermitas de San Juan, San Roque y San Pelayo. Hay hermosas posadas que pueden dar hospedaje al viajero que busca la tranquilidad del campo cantábrico.

Vía: Santander


Deja un comentario


(*) Requerido, Tu email no será publicado