Los valles Pasiegos y sus encantos

valles-pasiegos

Pasiega es una de las comarcas más visitadas de Cantabria porque entre sus valles se encuentran algunos de los paisajes naturales más hermosos del país. Combinando un espacio natural de ensueño con diferentes momentos de la historia nacional, los valles pasiegos invitan al senderismo y a la práctica de distintas actividades de recreación al aire libre.

Al encontrarse aislado del resto de las comarcas, Pasiega mantiene muchas de las costumbres de sus primeros habitantes, algo que puede generar cierto desconocimiento en un primer acercamiento pero que hace a los encantos de esta región donde la historia ha transcurrido de manera levemente diferente a causa de las dificultades de acceso y transmisión de la información.

Las primeras referencias escritas a la existencia de Pasiega se encuentran en la Edad Media. La fundación de distintos monasterios en los alrededores permitió que naciera una pequeña comunidad que fue ampliándose, de esas construcciones eclesiásticas una de las más importantes es el doble Monasterio de San Vicente de Fístoles que está en pie desde el año 811.

Los valles de Miera y del Pas rodean la localidad y hacen que su territorio sea fértil y muy variado en su aspecto, desde los bordes escarpados hasta las vastas extensiones de bosques y vegetación. Un lugar increíble para el turismo al aire libre.

Vía: Turismodecantabria

Pasiega, valles con encanto

Pasiega es una de las comarcas que integra la comunidad autónoma de Cantabria. Su escenario repleto de montañas ha sabido formar parte de algunos de los momentos más intensos de la historia española, razón por la cual cientos de turistas la visitan regularmente.

Una característica de Pasiega es que siempre se ha mantenido relativamente aislada de los pueblos que la rodean, por esa razón aquí se conservan casi intactas las tradiciones y costumbres campesinas.

A nivel histórico, se han encontrado restos de presencia humana desde la época del Paleolítico, y hoy forman parte de sus atracciones más importantes la Cueva del Salitre de Miera y la Sierra de Cabarga.

Pero el pueblo de Pasiega en sí se remonta a la edad media, donde se hallan las primeras referencias escritas sobre la localidad.

Como muchas localidades españolas, el crecimiento estuvo dado gracias a la creación de monasterios, que hicieron a la gente comenzar a poblar esta región. Uno de los más reconocidos es el Monasterio de San Vicente de Fístoles, que data del año 811.

Rodeado por hermosos valles, increíbles y vastos, las rutas de viaje por Pasiega dan cuenta de las maravillosas postales de naturaleza e historia que se reparten en la comunidad de Cantabria, una de las comunidades autónomas más bellas del país, y que comenzaremos a analizar a fondo aquí en SienteCantabria.

Vía: VallesPasiegos