Cantabria en la Prehistoria

Cantabria es una región de España, ubicada entre el país Vasco, el principado de Asturias, Castilla y León y el mar Cantábrico. Conforma una comunidad autónoma con una sola provincia, cuya capital es la ciudad de Santander. Su geografía es montañosa, con valles verdes y también con una costa que es famosa como destino de vacaciones. El clima de la región es templado debido a una corriente cálida que baña sus costas y que hace que la temperatura sea mucho más calida que otras regiones del mundo de su misma latitud.

La región de Cantabria es famosa en el mundo entero por sus muy bien conservados yacimientos arqueológicos de la Prehistoria, remontándose su poblamiento en el tiempo hasta los 200.000 años, incluso antes de la aparición del Homo sapiens, es decir cuando reinaba el Homo erectus. Entre sus yacimientos más conocidos se encuentra, sin lugar a dudas, las Cuevas de Altamira, donde aparecen unas de las primeras manifestaciones artísticas de la humanidad y por cierto mejor conservadas y que datan de hace aproximadamente 20.000 años.

Estas cuevas pueden ser visitadas por los turistas, siempre acompañados por un guía, para evitar su deterioro, ya que son consideradas Patrimonio de la Humanidad y por lo tanto se encuentran protegidas por las leyes españolas e internacionales.

Vía: Museodealtamira

La riqueza cultural en Cantabria

Cantabria es una zona al norte de España, de una riqueza natural increíble, que nos ofrece muchas posibilidades.. Colinda con el País Vasco al este, con Castilla y León al sur y al oeste con el Principado de Asturias. Ubicado en la Cornisa Cantábrica. Por su vasta extensión montañosa es que también se le conoce como La Montaña.

Se puede decir mucho sobre Cantabria, pero sólo con visitar las Cuevas de Altamira podemos ser testigos de los vestigios de la presencia y el arte humano. El descubrimiento de este yacimiento prehistórico en 1879, fue realizado por María Faustina Sanz Rivarola, pequeña hija de Marcelino Sanz Sautuola, aficionado a la paleontología, quien lo acompañaba en la visita a las cuevas.

Alrededor de este hallazgo se originó una gran polémica, debido a que se dudaba de la autenticidad, por su alto nivel artístico que para esa época era inconcebible proviniendo de una civilización prehistórica. Al final fueron autentificadas y ahora son las pinturas rupestres más significativas y admirables del arte de la era Paleolítica.

Pinturas y grabados de figuras antropomórficas, animales bien definidos e imágenes abstractas; que fueron nombrados en 1985 Patrimonio de la humanidad, el conjunto se denomina: Cueva de Altamira y arte rupestre paleolítico del Norte de España. Un lugar que sin duda alguna es digno de visitar.

Vía: Museodealtamira