Museo Fundación Jesús Otero

En la localidad de Santillana del Mar podemos encontrar el famoso Museo Fundación Jesús Otero, una propiedad municipal que responde al Ayuntamiento y se ha convertido en atracción imperdible de Santillana junto a la Colegiata.

El objetivo principal de la fundación es difundir la obra de Jesús Otero, ahondando en los temas y localidades donde paso la mayor parte de su vida.

En total encontraremos más de 50 esculturas y objetos que fueron donados a la comunidad por el artista. Sin embargo, el resto de la obra de Jesús Otero se encuentra dividido en museos internacionales en distintos países como España, Colombia, Estados Unidos y Francia.

La obra de Otero está enfocada en la representación de las diferentes características del hombre, desde sus cualidades económicas, espirituales, genéricas y estéticas.

Técnicas y materiales modernos, aunque también una fuerte presencia de los clásicos para darle un toque único a cada una de sus representaciones. La religiosidad también es muy importante en las obras y temáticas que trata Otero.

Las imágenes de Cristo crucificado y San Francisco son claves,quizás los personajes que más ha trabajado el artista. Los máximos valores del cristianismo reflejados en sus figuras dan cuenta de un artista vigente y muy respetado en Cantabria y en la localidad de Santillana del Mar.

Vía: arteinformado

Arenas de Iguña, arqueología e historia

En nuestros recorridos por el interior de Cantabria llegamos hasta Arenas de Iguña, una localidad ubicada en medio de un valle atravesado por el río Besaya.

El municipio es muy conocido por los campamentos romanos y los castros cantábros que se han ido encontrando a lo largo de la línea de montañas que forman los límites físicos de la zona, y gran parte del patrimonio de Iguña da cuenta de la presencia humana desde tiempos remotos.

La Ermita de San Román del Moroso es uno de los monumentos más representativos, única muestra de la arquitectura mozárabe en la comunidad. Pero quizás la mayor popularidad de Arenas de Iguña la alcanzó cuando el novelista Miguel Delibes la utilizó como escenario para su libro: El Camino.

Iguña tiene un buen número de conjuntos arqueológicos, como La Espina del Gallego, Campo de las Cercas y Cildá. Todos han sido declarados Bien de Interés Cultural y son custodiados y cuidados no solo por las autoridades sino también por los ciudadanos que reconocen allí una de sus herencias más importante a la sociedad española.

En nuestro próximo paseo conoceremos los edificios más representativos de la ciudad, además de un pequeño recorrido por las atracciones principales para que no perdamos de vista las maravillas que ofrece Arenas de Iguña en el interior de Cantabria.

Vía: cantabriajoven

Paseos y atracciones en Castro Urdiales

Castro Urdiales es un encantador municipio costero ubicado en la zona oriental de Cantabria. Se encuentra en el tercer puesto de los más poblados de la provincia, superado por Santander y Torrelavega.

Gran parte de sus habitantes son pescadores y la tradición de su modo de vida se funde con lo moderno y la infraestructura del turismo que ha conseguido un gran incremento en los últimos años.

Al llegar a Castro Urdiales podemos realizar diferentes rutas turísticas y conocer sus mayores atractivos, como el Castillo-Faro, la Iglesia de Santa María de la Asunción o la plazoleta con el histórico Milario de los romanos que indicaba la distancia entre Otañes (una de las localidades de Castro Urdiales) hasta Pisoraca (hoy en ruinas).

La ruta hacia las ruinas de Pisoraca es excelente y permite disfrutar hermosos paisajes que los antiguos romanos también siguieron en épocas donde no había medios de transporte tan veloces como los actuales.

La iglesia de Santa María fue construida en el siglo XIII y está custodiada por dos torres. Al lado está la estructura defensiva del Castillo-Faro, uno de los pocos que aún se conservan en la provincia.

El edificio del ayuntamiento, construido en el siglo XVI, también es muy interesante con su Torre del Reloj y el balcón corrido. Sufrió varias remodelaciones con el paso del tiempo pero aún conserva su mística y los visitantes siempre aprovechan para conocer sus rincones en una visita a Castro Urdiales.

Vía: castro-urdiales

Santoña, la ciudad portuaria

Santoña es nuestro destino de hoy en Cantabria, una hermosa villa tradicional de pescadores donde las anchoas y otros platos se han convertido en su principal atracción, invitando a personas de toda la zona a probar sus delicias y comentarlas.

Una vez que nuestros estómagos estén llenos, podemos acercarnos al puerto y conocer una de las industrias de conservas más importantes de Cantabria. Santoña es una ciudad donde siempre se trabaja, todo el día se pueden ver barcos yendo y viniendo, construyendo uno de los pasajes marítimos más interesantes de la ciudad.

La ubicación de Santoña es excelente, a poco más de 70 kilómetros de Santander recibe visitantes de todas partes, ya sea por sus restaurantes de primer nivel o por otros edificios y monumentos como puede ser la iglesia de Santa María del Puerto, declarada Monumento Nacional y una excelente muestra del gótico cantábrico.

Este templo es muy importante ya que el desarrollo y crecimiento de Santoña se articuló alrededor de esta iglesia. En su interior se guarda una obra muy importante, el Retablo de San Bartolomé realizado en el siglo XVI.

Por su ubicación, la zona fue atacada en varias ocasiones y de esta época de combates aún se conservan tres fortalezas, la de San Martín, la del Mazo y la de Napoleón.

Vía: aytosantona

La ruta por la costa en Noja

Paseando por Cantabria encontramos varias rutas interesantes con paisajes inolvidables donde se funden montañas, mar y sierras, y la ruta de la costa en Noja es una de las tantas donde podremos sacar hermosas fotografías del escenario cantábrico.

El municipio de Noja forma parte de la comarca de Trasmiera, bañada hacia el norte por las aguas del Mar Cantábrico, al este limita con la villa de Santoña y tiene cerca centros urbanos reconocidos como Bilbao y Santander.

Sus rutas y paseos se cuentan entre los más hermosos de la zona, y el ‘paseo de la costa’ es ideal para los amantes del turismo natural y los paisajes costeros.

La ruta consiste en bordear toda la costa partiendo desde la playa de Ris hasta la de Trengandín, atravesando parajes de calas, playas pequeñas, pinares y escasos asentamientos poblacionales.

En el verano, cuando la mayor parte de la vegetación se encuentra en su punto máximo de esplendor, el recorrido es verdaderamente hermoso. Los fuertes verdes de pasto y plantas, el azul de las aguas profundas y el color brillante de las rocas que cortan el agua y crean un ambiente único, donde el hombre está de visitante ante las maravillas de la naturaleza y su forma tan encantadora de mantener el ciclo de la vida.

Vía: cantabriajoven

La Colegiata de Santa María de Bareyo

En el municipio de Bareyo, en Cantabria, encontramos la Colegiata de Santa María de Bareyo, declarada Bien de Interés Cultural en la década de 1970.

Es una excelente muestra de la arquitectura románica y fue construida a fines del siglo XII. El cuerpo de la iglesia consta de una sola nave y las columnas que dan sustento a la cornisa y sus capiteles están decorados con figuras muy variadas, desde motivos geométricos hasta animales, vegetales y seres humanas con diferentes figuras.

En el interior del templo de la Colegiata encontramos una vez más detalles románicos, el ábside de doble arquería superpuesta, la arquería inferior de cinco salidas y las figuras humanas que se reparten a lo largo del edificio central.

La pila bautismal es muy original, con una base formada por dos leones y decoraciones de palmas y manos entrelazadas. Su origen se remonta a la misma época que la construcción de la iglesia, así que muy posiblemente se trate de la pila bautismal original utilizada a principios del siglo XIII.

La Colegiata de Santa María de Bareyo es un edificio religioso encantador, sobresaliente en lo artístico y muy recomendado para aquellos amantes del turismo cultural, dispuestos a conocer un edificio sagrado que invita a ser recorrido en su totalidad.

Vía: cantabriarural

Yacimientos arqueológicos de Besaya

La región de Cantabria es famosa por sus variados yacimientos arqueológicos, de distintos orígenes y muchos de ellos pertenecientes a la época de dominación romana.

En el sector denominado Besaya encontramos un complejo arqueológico compuesto por distintos yacimientos, La Espina del Gállego, Campo de Las Cercas, Cildá y el Cantón. Forman parte de una Zona Arqueológica utilizada como base de operaciones militares durante la época de las Guerras Cántabras que sucedieron entre el 29 a.C. y el 19 a.C.

La Espina del Gállego es un castro fortificado que una guarnición militar romana usaba durante los conflictos, mientras que los tres restantes eran campamentos de asedio, utilizados durante la avanzada sobre los nuevos territorios conquistados.

El complejo está formado por un horno de fundición, un camino empedrado típico de las construcciones romanas, un edificio no identificado y un barracón, donde descansaban las tropas.

El Cantón tiene forma circular y es uno de los campamentos más pequeños. Utilizaba un parapeto de tierra como estructura defensiva y al unirse con los fosos y terraplenes de Cildá y Campo de las Cercas conforma una zona de mucha intensidad en el paso de las Guerras Cántabras.

Es una zona increíble para visitar y conocer las maravillas de la historia, invitando a recorrer y pasear por lugares donde la historia está más viva que nunca.

Vía: gobcantabria

La cueva de El Pendo y sus pinturas rupestres

La cueva de El Pendo, en la localidad cantábrica de Escobedo de Camargo, es un sitio increíble para descubrir paisajes de ensueño y pinturas rupestres que dan cuenta de los primeros habitantes de la región.

La cueva se encuentra en el centro del Valle de Camargo, y su entrada es bastante amplia, así como el vestíbulo que se ha confeccionado para que los visitantes puedan recorrer y conocer esta cueva imponente.

Fue descubierta en el siglo XIX por Marcelino Sanz de Sautuola. Diferentes equipos de investigadores y arqueólogos han venido de distintas partes del mundo para analizar el panel de pinturas rojas que se encuentra en el interior de la cueva, y los resultados han servido para marcar un paso importante en la evolución humana y el comportamiento del llamado Homo neandertal y el Homo sapiens.

Continúa leyendo La cueva de El Pendo y sus pinturas rupestres

Los paisajes de Miengo

Miengo es uno de los municipios más hermosos de Cantabria, ubicado a poco más de 21 kilómetros de la famosa ciudad de Santander, cuenta con playas rodeadas por un entorno natural maravilloso.

Sus acantilados están emplazados entre la ría de San Martín de la Arena y la desembocadura del río Pas, formando un gran número de islotes, entre ellos la Conejera, famoso por sus paisajes y ubicado frente a la isla Punta del Cuerno.

La pesca y el turismo de playa son las principales actividades turísticas de la zona, y desde los acantilados siempre se pueden ver algunos pescadores disfrutando el día y ganándose ya sea el alimento o simplemente pescando por diversión.

Sus playas son visitadas constantemente por números elevados de gente, pero son muy amplias y rara vez se percibe el amontonamiento. Si te gusta tomar sol y nadar puedes visitar playa Marzán y los Caballos, también la Playa de Cuchía que está cerca de una pequeña aldea donde puedes comer algo y descansar.

Muchas de las playas de Miengo tienen accesos que requieren caminar por entre bosques frondosos, y sus acantilados pueden asustar a los viajeros poco experimentados, pero es una zona muy segura y la extensión de sus playas la convierten en una recomendación obligada si viajas con amigos.

Vía: turismodecantabria

Hoteles en Santander, Hotel Bahía

Unas vacaciones inolvidables en Cantabria significan hospedarnos en algunos de los mejores complejos de alojamiento que disponen las distintas ciudades de la provincia. Hoy viajamos hasta la localidad de Santander, en Cantabria, para conocer el Hotel Bahía, cuyo nombre indica muy bien su ubicación al lado de la hermosa Bahía de Santander.

Está a poco más de 200 metros de la terminal de transbordadores, por lo que es una zona muy activa, donde decenas de viajeros pasan todos los días y muchos deciden hospedarse en este complejo de cuatro estrellas que consta de 188 habitaciones, un restaurante de primer nivel, dos cafeterías y un bar con panorámicas del puerto.

Otra ventaja del Hotel Bahía en Santander es su cercanía con algunos de los puntos de interés más reconocidos de la ciudad, como el Centro de Convenciones, la catedral o una zona comercial repleta de tiendas y restaurantes de primera categoría.

Entre los servicios incluidos contamos con Internet gratis vía Wi-Fi, habitaciones preparadas para personas con movilidad reducida, habitaciones decoradas con estilo práctico pero a la vez íntimo, muy limpio, excelente atención y por supuesto precios accesibles para el nivel de atención que se ofrece.

Las habitaciones dobles con vistas al mar empiezan desde los 100 € dependiendo el tiempo de estadía y las fechas, así que al planear un viaje a Santander, no dejen de tener en cuenta el Hotel Bahía.

Vía: hotelbahiasantander