La cueva de El Pendo y sus pinturas rupestres


La cueva de El Pendo, en la localidad cantábrica de Escobedo de Camargo, es un sitio increíble para descubrir paisajes de ensueño y pinturas rupestres que dan cuenta de los primeros habitantes de la región.

La cueva se encuentra en el centro del Valle de Camargo, y su entrada es bastante amplia, así como el vestíbulo que se ha confeccionado para que los visitantes puedan recorrer y conocer esta cueva imponente.

Fue descubierta en el siglo XIX por Marcelino Sanz de Sautuola. Diferentes equipos de investigadores y arqueólogos han venido de distintas partes del mundo para analizar el panel de pinturas rojas que se encuentra en el interior de la cueva, y los resultados han servido para marcar un paso importante en la evolución humana y el comportamiento del llamado Homo neandertal y el Homo sapiens.

La cueva data de la Edad de Bronce y era utilizada con fines sociales, siendo que se reconocen los espacios rituales y la disposición de los caracteres y comportamiento simbólicos de las manifestaciones artísticas.

El Friso de las Pinturas de la cueva de El Pendo es un panel de 25 metros de largo que puede verse desde cualquier punto del salón principal.

Allí hay figuras de todo tipo, cerca de veinte, pintadas en color rojo. Una docena de ciervas, un caballo, una cabra y unas extrañas figuras zoomórficas así como signos en forma de puntos, discos y líneas.

Fuente: culturadecantabria


Deja un comentario


(*) Requerido, Tu email no será publicado